El Blockchain en el sistema de salud

El Blockchain en el sistema de salud

El concepto Blockchain es, en definitiva, sinónimo de libertad en Internet. Los intermediarios financieros, como los bancos o los sistemas digitales de pago, nos certifican online. De este modo demuestran que nosotros -y no otra persona- estamos realizando una determinada transacción voluntariamente. Pero… ¿qué pasaría si ese paso intermedio desapareciera? Quizá pienses que entonces la red no sería segura para la compra en línea, entre otras acciones. Desde el Blog de ZENMNESS te damos la respuesta a esta pregunta. Pero, además, ¿Blockchain en el sistema de salud? Analizamos cómo el Blockchain va a afectar al sector sanitario y, sobre todo, a los propios pacientes.

Con el sistema Blockchain todos tendríamos acceso a una base de datos pública donde hay un 100% de veracidad. En castellano significa ‘cadena de bloques’, y no solo habría una, sino multitud de ellas. Cada una pertenece a sus participantes, a quienes se les denomina “nodo”. Los usuarios que forman una misma red de Blockchain están conectados, pero sin intermediarios. Todos vigilan a todos, no se puede falsificar nada. La información contenida es el histórico completo de todas las transacciones que se han ejecutado en ese cadena.

Siguiendo con su terminología, cada mensaje que se lanza dentro de ese círculo es un “token”. Se trata de información encriptada que se transfiere, que puede ser cualquier tipo de activo, bien o servicio. Hasta aquí el funcionamiento. Pero, ¿y la seguridad? Bien, pues los expertos aseguran que es la manera de llevar a cabo transacciones seguras en todo el mundo. Todas ellas quedan registradas y no se pueden borrar. No existe tampoco la posibilidad de pirateo ya que la dinámica se basa en el consenso y en el anonimato (este último logrado porque se almacena la huella digital del activo digital en lugar del activo en sí mismo).

 transacciones seguras en todo el mundo

El Blockchain en el sistema de salud

Una auténtica revolución. Eso es lo que significa la entrada de la cadena de bloques en el sistema de salud. Hablaríamos de la solución idónea para que el historial y los datos de cada paciente sean definitiva y totalmente privados. A su vez, se automatizaría el intercambio de información entre proveedores sanitarios y compañías aseguradoras. Y en tercer lugar, y bajo la esencia más pura del universo Blockchain, se evitarían los robos de información por parte de los piratas informáticos.

El empoderamiento del paciente

Con el Blockchain integrado en el sistema sanitario, se le concede mayor poder al paciente. Este va a ser dueño de sus propios datos, de todos, y en todos los dispositivos. A nivel práctico, esto significa que podrá tener al alcance de la mano todo su recorrido en el ámbito de su salud: visitas, patologías, tratamientos, etc. Como consecuencia, se optimizaría exponencialmente la experiencia de usuario.

La nueva gestión de la salud

Con esta tecnología, los procesos que conllevan una gestión se acortarán en el tiempo. Este hecho permitirá lograr una eficiencia como nunca hasta ahora. Y no solo en los tratamientos, también en las acciones de prevención. Como ventaja añadida, la implantación de la cadena de bloques favorecería la disminución de costes a instituciones y centros de salud.

El Blockchain para la curaciónEl Blockchain para la curación

Mejorar el diagnóstico y la prevención de las enfermedades. La iniciativa de las cadenas de datos es, en este punto, fundamental. Es la conclusión sin la cual el Blockchain aplicado a la salud se quedaría a medio camino. Mediante todo ese procesamiento eficiente y seguro de datos médicos, se generarían soluciones que facilitarían la detección de enfermedades y que permitirían prevenirlas.

Cuando el Blockchain en salud se vuelve real

Como reza el antiguo dicho, para muestra un botón. O tres, en este caso. La compañía Dentacoin -de soluciones Blockchain para la industria dental- recientemente emitió tokens para financiar sus servicios. Finalmente logró distribuir 900.000 millones de ellos en tan solo una semana. Por su parte, la empresa ScriptDrop -de entrega de recetas-, gracias a esta novedosa tecnología procura por ejemplo una agenda a los pacientes para que no olviden tomar sus medicinas. Y en cuanto a startups, cabe mencionar a Saavha que aplica el Blockchain en la verificación de citas médicas.

Historiales electrónicos en cadena

Tras las muestras de estas empresas, pasemos a la realidad de la gestión sanitaria: las historias clínicas. Gracias al Blockchain, cada vez que se pidiera por ejemplo una prueba diagnóstica, tanto el médico como el paciente tendrían su identificador único. Los datos de la prueba, las personas que han participado en ella y la fecha se guardarían como un bloque en la cadena de ese paciente en concreto. Además, toda esa información sería inalterable aunque se podría compartir entre pacientes y entre estos y sus médicos.

Historiales electrónicos en cadena

Los estudios hablan

Los últimos informes de la consultora Deloitee dan la respuesta a la pregunta que, llegada al final de esta lectura, todos nos hacemos: ¿qué evolución real podrían tener las cadenas de bloques? Los estudios realizados confirman que será relativamente rápida -a pesar de que en España aún estamos lejos de llegar al nivel que pronto alcanzarán otros países como Estados Unidos-. Asimismo, y en cuanto a su futuro como negocio, se concluye que el Blockchain en el sistema de salud (y en general) es un terreno fértil para la inversión por sus enormes posibilidades y su gran fiabilidad.

ZENMNESS, S.L.