Guía de inversión en una startup. El trayecto al éxito

Guía de inversión en una startup

Conceptos como Seed capital, aceleradoras o la triple F -con los que las startups estamos familiarizados-, pueden crear confusión de cara a posibles nuevos inversores. Por este motivo, hoy en nuestro Blog brindamos una Guía de inversión en una startup. Y decimos también “camino al éxito” porque en este tipo de empresas, la clave es el crecimiento exponencial. E invertir capital en una de ellas puede suponer, efectivamente, una inversión afortunada. Pero si sigues leyendo te encontrarás un punto de vista diferente: el de las personas. Inversores con cara y ojos como puedes ser tú. Aquí encontrarás toda la información que necesitas.

Criterios para seleccionar una startup

En la actualidad coexisten numerosas startups en nuestro país. Hay algunas que directamente compiten con gigantes multinacionales. Pero hay otras que están en proceso de crecimiento, y precisamente son esas las que necesitan más apoyo económico. Hablamos de un momento en que sus artífices ven claras las oportunidades de negocio pero necesitan ayuda para conseguirlo. Y entonces dar el gran salto. Ahí radica una buena inversión a tiempo. No solo en su actual valor de mercado, ni en que tengan una buena trayectoria financiera (aspectos por supuesto a tener también muy en cuenta).

Otro factor adicional de estudio es lo que aportará a la sociedad el producto o servicio al que se desea dar salida. Por ejemplo, en el área de la salud, las startups en funcionamiento representan sin duda el futuro de la gestión de la salud. Han configurado incluso un nuevo sector, el de la eHealth o salud digital.

Siguiendo esta teoría de que NO todo son cifras, a la hora de invertir en una startup se debe valorar el tiempo y esfuerzo que se quiere dedicar a ello como inversor. Tu grado de involucración: si tienes muchas horas o pocas, o quizá ninguna... Elige una empresa que se adapte a tus circunstancias personales. O, si no lo ves claro, delega la inversión a fondos y consultoras especializadas.

Asimismo, si eres inversor es fundamental que evalúes si el proyecto en el que inviertes sea posible y sostenible. Pero si estás leyendo esto y no eres inversor sino que tienes una startup, lo primero que debes tener presente es que, como emprendedor, tu objetivo no debe ser el de levantar fondos de inversión. Ha de ser hacer proyectos viables y realizables.

proyectos viables y realizables

El producto que se quiere ofrecer

Existen varias etapas en la empresa. Por norma general, una empresa cuando nace debe desarrollar toda o parte de la propuesta de valor que quiere ofrecer en forma de producto o servicio. Por lo general, las startups que buscan rondas de financiación suelen tener muy claro qué producto quieren ofrecer, aunque no siempre tengan claro el mercado al que van a acceder ni el cómo.

El ejemplo de Facebook

Un ejemplo muy conocido es el de las empresas tecnológicas como Facebook, que durante años incorporó una gran cantidad de capital de inversores sin vender nada. Sin embargo, fue acumulando y creciendo en número de usuarios de forma exponencial. Eso hacía a esta red atractiva para los inversores, hasta que encontró su modelo de negocio basado en la publicidad.

En este caso los usuarios son el producto. A través del rastro que dejan sobre las búsquedas que realizan -y los comentarios que hacen- se puede segmentar la publicidad para que sea más eficiente. De este modo el usuario/cliente interactúa con la publicidad que se le muestra, y las empresas venden mejor.

El ejemplo de Spotify

Otras startups tecnológicas suelen tener un producto innovador y revolucionario con el que acuden a buscar la financiación. Un claro ejemplo de éxito emprendedor es Spotify. Nacida en Suecia, permite tener toda la música que quieras en Streaming. Con un modelo de negocio Freemium en el que te puedes descargar una versión gratuita con publicidad, o bien pagar por versiones Premium individuales, familiares o para estudiantes. Con Spotify ya no necesitas tener almacenados ni comprar tus CDs favoritos. Se puede obtener toda la música que se quiera ilimitadamente.

Guía de inversión en una startup. ¿Cuál es tu fase?

Y por fin llega el momento en el que entramos en materia. Como decíamos antes, las fases de inversión en una startup son fundamentales. Y como este post es para ti como posible futuro inversor, has de saber en qué escalón has de entrar. Ni antes ni después. Analicémoslo así.

Periodo de incubación y Valle de la Muerte

Sea cual sea el producto o Servicio que se quiera vender, todas estas empresas necesitan de un periodo de incubación. Este comprende la etapa de ir configurando y desarrollando el producto o servicio que quieren ofrecer al mercado. Dicho producto normalmente acaba en lo que se denomina un MVP (Mínimo Producto Viable por sus síglas en inglés).

Esta es la primera fase de cualquier empresa tecnológica, y se suele denominar el Valle de la Muerte (Death Valley). Este nombre responde a que debe superar todo un periodo de tiempo gastando recursos sin ingresar dinero. De este modo, la curva de beneficios es negativa. La empresa está “construyendo” su negocio, pero no suele tener ventas ni ingresos. Por este motivo, en este momento es muy importante el equipo emprendedor, que es capaz en mayor o menor medida de tirar el proyecto adelante. Y también el capital inicial con el que se empieza (capacidad financiera de la que disponen). Aquí entra la famosa Triple F como fuente de inversión inicial que permite a los emprendedores iniciar su proyecto.

Periodo de incubación y Valle de la Muerte

Si eres un familiar, conocido o amigo (F-F-F)

Cuando los emprendedores no se tienen los recursos suficientes, se suele acudir a la triple F a la que hacíamos referencia al principio. “Family, Friends and Fools”. Esta triple F también es interesante para el inversor, ya que demostrará tu capacidad para convencer a tu entorno que tu proyecto tiene potencial de crecimiento.

Como inversor, si quieres actuar como Triple F debes considerar que tu aportación seguro que será más pequeña que la que puede hacer un business angel. Pero seguramente estás invirtiendo en el mejor momento para alcanzar la mayor rentabilidad posible, además de ayudar a un familiar, conocido o amigo. Por eso tu momento es cuando el propio emprendedor responsable ha hecho la primera inversión. Ayudarás así a que la startup se haga realidad.

Aceleradoras e incubadoras

Otra de las opciones que está creciendo más en España es la idea de pasar por una aceleradora. Hoy en día en España conviven más de 50 aceleradoras para startups. Pero no todas son iguales ni ofrecen los mismos valores (como capital, servicios, conocimiento, mentores…) Los responsables de una startup normalmente acudirán a la que más se adapte a sus necesidades. Suele ser habitual que la entrada en una incubadora de este tipo permita mostrar la startup como un escaparate para las redes de Business Angels e inversores. Pero hay que tener claro que normalmente se quedan con una participación de la compañía y que no suelen aportar capital. Son usadas por los emprendedores como trampolines para alcanzar nuevas metas en el proyecto empresarial: normalmente llegar a un MVP viable y testado por el mercado que haga atractiva la inversión en la compañía. Pero no debemos confundir aceleradora con incubadora.

La aceleradora aporta recursos para dar “mayor velocidad” a algo que ya está funcionando, pero durante un tiempo concreto -de 3 a 12 meses-. Las incubadoras, sin embargo, suelen acoger principalmente “ideas” con las que ir desarrollando las primeras fases del proyecto. Estas ideas puede provenir de diversos lugares, como por ejemplo las universidades, y a veces están promocionadas por grandes empresas que buscan acceder a la innovación a través de concursos o acciones específicas con el premio de la incubación. Entre las más conocidas aceleradoras encontramos a Conector, Bbooster, SeedRocket, Zarpamos o Lanzadera.

En cuanto a las incubadoras, destacan Wayra (Telefónica),  Cloud Incubator, Area 31  o Campus Madrid (la iniciativa de Google para promocionar la comunidad de emprendedores).

Seed Capital

En la fase inicial, además, puede entrar otro tipo de capital denominado Seed Capital. Este puede ayudar a que la idea (normalmente en forma de MVP) pueda seguir evolucionando y se convierta en un producto real con entrada en el mercado. El famoso Valle de la Muerte, según cuentan las estadísticas, sólo es superado por una de cada 10 empresas. De ahí el riesgo de invertir en fases tempranas de startups. Sin embargo, las empresas que sobreviven a este ‘valle’, suelen generar plusvalías por valor del x10 a x20 sobre la inversión que se ha realizado. De esta manera los inversores recuperan tanto la inversión en ese proyecto como las que hayan podido realizar en otras startUps fallidas.

Pero la cosa se pone interesante si efecfivamente un fondo de inversión especializado en Seed capital apuestan por una startup. Si esto sucede, y tú como parte de la tripe F o business angel ya has invertido previamente, es una magnífica noticia. Y más si se lanzan a la piscina fondos de Growth capital (internacionales). No obstante, piensa que solo con el capital Seed, esa startup en la que has puesto tu confianza puede recibir entre 100.000 y 500.000 euros.

Business Angels

Los Business Angels -ya mencionados en varias ocasiones en este artículo- son personas con diferentes grados de conocimiento que invierten en startups en las fases inciales. Normalmente lo hacen cuando ya ha comenzado a facturar y tiene sus propias estadísticas. Es decir, las famosas métricas que se canalizan a través de los embudos de conversión. Un embudo de conversión te permite visualizar -de manera relativamente sencilla- cuanto cuesta captar un cliente y/o retenerlo para que compre un producto/servicio. Así se ve la rentabilidad de un modelo de negocio y su posible escalabilidad. Este concepto es esencial para los inversores, ya que va directamente relacionado con el retorno potencial de la inversión.

Cuando se ha alcanzado esta fase donde entran los Business Angels, la empresa ya ha superado el Valle de la Muerte y empieza a ser viable. Entre los Business Angels más conocidos están Luis Martín Cabiedes, Carlos Blanco o Didac Lee.

Business Angels

Cuando la start up entra en fases más avanzadas

Plataformas de inversión

Además de las personas como particulares (o empresarios), existen otras oportunidades para las startups. Si vas a destinar tu dinero a alguna de ellas, es conveniente conocer si está buscando apoyo en alguna de estas plataformas. ¡Si no, es el momento de que se lo recomiendes! Se trata de redes de Business Angels, que agrupan a varios inversores para que co-inviertan conjuntamente. De esta forma, diversifican mejor su cartera de inversiones, reduciendo el riesgo al que se exponen con este tipo de empresas. Muchas de estas redes están asociadas a escuelas de negocio y agrupan tanto a inversores como a ‘Family Offices’ -concepto que veremos a continuación-. Algunos ejemplos son EIX Tecnova, ESADE BAN o Keiretsu Forum.

Family Offices

Son fondos de gestión de patrimonios familiares que diversifican e invierten también en startups. Las Family Offices son sociedades cuyo activo está constituido en un 50% por inversiones financieras. Suelen tener la finalidad de rentabilizar las inversiones de familias o grupos de familias con grandes patrimonios. Estos quieren diversificar las inversiones financieras, inmobiliarias y/o empresariales. Últimamente, debido a la baja rentabilidad de los mercados, también están incorporando en su portfolio o cartera de inversión participaciones en startups con alto potencial de crecimiento.

Venture Capital, Growth Capital y Private Equity

Cuando la StartUp ya ha superado las primeras fases de crecimiento y consolidación pueden entrar nuevos inversores. En este sentido, se ayuda a la empresa a tener mayor valoración, entrar en nuevos mercados e internacionalizarse, o acelerar el crecimiento y expansión. Es entonces cuando entra en juego el Venture Capital en sus diferentes Series (A, B o C) en función del momento en que se realiza esa inversión. Y el Growth Capital, como apoyo en la consolidación del crecimiento y expansión de la compañía. O el Private Equity, que puede entrar si la compañía entra en suspensión de pagos o está en dificultades. Normalmente son fondos de inversión como Caixa Capital Risc, Seaya Ventures, Angels Capital u Onza Capital. Suelen estar más o menos especializados en mercados o sectores o en tipos de negocio, ya sea digital o tradicional.

Bolsa, organismos públicos y... ZENMNESS

La última gran inversión de una empresa es su salida a bolsa. La empresa entra a formar parte de un grupo selecto de empresas con alta capitalización y mucho valor. La compra/venta de las acciones de la empresa pasa a ser un proceso público, en el que ya no intervienen los gestores sobre las decisiones de quien compra y quien vende.

No hay que olvidar que en España tenemos también toda una serie de organismos públicos que ayudan a las empresas a conseguir capital. Ya sea a través de préstamos en condiciones muy favorables como ENISA, o de instrumentos como CDTI NEOTEC. Sin contar con los que cada comunidad autónoma pueda tener en su territorio.

RehCapp>Antes de finalizar esta Guía de inversión en una startup, si te estás planteando invertir en una startup, humildemente te queremos resumir la labor de la nuestra.

ZENMNESS está buscando inversores para poder expandir su proyecto Rehcapp. Una app para mejorar la calidad de vida de pacientes cardiacos en tratamiento. Si te interesa, tienes toda la información aquí.

ZENMNESS, S.L.