Internet of Medical Things, alerta y acción

Internet of Medical Things

El término Internet de las cosas (IoT) fue acuñado en 1999. Objetos conectados digitalmente entre ellos. Ordenadores que interactúan con elementos de la vida real. Para que estos sean más inteligentes y, por tanto, independientes. Como un frigorífico que realiza inventario de los alimentos y está interconectado con el comercio para solicitar lo que falta. Este concepto, en el campo de la salud, se entiende como Internet of Medical Things (IoMT). 

Cada vez existen más herramientas IoT aplicables al mundo sanitario. Lo que se conoce como eHealth. Y dentro de ella, como Big Data. Pero desde el punto de vista de la Medicina 5P. Hoy en nuestro blog aclaramos esta “maraña” de conceptos y analizamos el IoMT con las estadísticas en la mano.

¿A qué aludimos exactamente cuando hablamos del IoMT?

A elementos propios de la salud digital o eHealth. Big Data, wearables, telemedicina… De este modo, el Internet of Medical Things y la eHealth comparten un objetivo: identificar los problemas de los pacientes antes de que se vuelvan críticos. Y comunicarlo a los agentes sanitarios. Todo ello mediante el tratamiento de datos a través de las tecnologías emergentes.

Una gran meta, sin duda. No obstante, la salud digital conlleva muchos otros objetivos. Por este motivo, no se pueden considerar sinónimos. Realmente, se podría afirmar que el IoMT es “solo” una parte -eso sí, hiperdesarrollada- de la eHealth. Esto se debe a que la interconectividad digital que caracteriza el Internet of Medical Things tiene como fin específico actuar antes del ser humano. Informar “antes de”. Predecir para provocar una reacción. En resumen, dispositivos médicos y aplicaciones que recopilan datos, llegando estos directamente al sistema de atención médica. Tomando medidas. Como un coche que frena antes del conductor si detecta peligro. En este sentido, llegamos directamente sobre todo al Big Data -pero entendido desde la perspectiva de la medicina 5P-. Con dicho apunte nos referimos al Big Data en sus posibilidades máximas. Que incluso transforma el modelo de medicina, convirtiéndola en personalizada, predictiva, preventiva, participativa y poblacional. 

big data internet of medical things

Internet of Medical Things, en cifras

Una vez desenmarañado el ovillo conceptual, analicemos en profundidad el IoMT. Según un informe de la consultora Allied Market Research, el mercado mundial del IoMT alcanzará los 136,8 billones de dólares en 2021. Una cifra que llaman la atención y a la que los gestores de la salud deberían prestar mucha atención. Porque la evolución que advierte este estudio se puede palpar ya, año tras año. Sin ir más lejos, el IoT Barometer 2017/2018 de Vodafone asegura que el uso del Internet of Medical Things se incrementó un 9,2% durante el año pasado. Asimismo, Bernard Marr, autor de diversos libros sobre Big Data, calcula que en la actualidad conviven con los humanos un total de hay 3,7 millones de dispositivos médicos del IoMT en uso. Aparatos que están conectados y monitorizan distintas partes del cuerpo para informar de ello a los responsables de la atención médica.

Ventajas del IoMT

Ventajas del IoMT

  • Ahorro de costes del sistema de salud
  • Aumento de la visibilidad del paciente ante el sistema
  • Incremento de su experiencia como usuario de la salud
  • Transformación del sistema sanitario
  • Favorecimiento de la atención médica coordinada
  • Optimización del trabajo médico
  • Mejora de la salud del paciente en general
  • Y mejora concreta en el cuidado de los ancianos

No solo pacientes y doctores

Todos estos beneficios son posibles porque los dispositivos considerados parte del Internet of Medical Things están equipados con dos etiquetas clave. Near Field Communication (NFC) y de identificación por radiofrecuencia (RFID). De esta manera, los pacientes pueden comunicarse sin esfuerzo alguno con los equipos médicos, mediante la actual tecnología de la información.

Internet of Medical Things, en cifras

Pero si miramos por un momento al funcionamiento administrativo de los hospitales y los centros médicos, el IoMT está también muy presente en ellos. Destacan las herramientas que trabajan el flujo entre pacientes y personal, y los equipos inteligentes que logran una mejor gestión de inventario y aprovechamiento de los recursos. Exactamente igual que el frigorífico que mencionábamos al principio. Y esta realidad favorece también el crecimiento del negocio de inversores y proveedores de dispositivos, algo sustancial para la economía. Porque, en cualquier caso, el denominado Internet of Medical Things es un cambio, también, en el mercado que abarca el sector salud.

ZENMNESS, S.L.