La Realidad Virtual aplicada a todas las esferas de la Salud

La Realidad Aumentada (RA) y la Realidad Virtual (RV) están demostrando que a corto plazo serán parte imprescindible tanto de la terapia con pacientes como de la formación médica -y de los futuros médicos en las universidades-. En concreto, los estudios y experiencias documentadas concluyen que la RV juega y jugará un papel fundamental en el aprendizaje del personal de quirófano y del tratamiento de afecciones concretas. Sin olvidar, por ejemplo, su valor como herramienta en neurorehabilitación, entre otras. En cifras, se estima que en 9 años la Realidad Virtual en salud facture unos 4.550 millones de euros.

Esta tecnología se basa en la premisa de que un conocimiento se retiene mucho mejor cuando se experimenta directamente que cuando simplemente se ve o se escucha. Se trata de un escenario artificial que la persona percibe como real, mediante estímulos para la vista, oído y tacto. Se entrena a los usuarios bajo condiciones cambiantes, y puede dar una retroalimentación inmediata. Según investigaciones del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), en un entorno de realidad virtual el cerebro responde de igual forma a cómo lo haría en el mundo real. En este sentido, se puede simular una intervención quirúrgica o una fase concreta de ésta, así como un tratamiento. Asimismo, la RV ofrece grandes posibilidades para practicar situaciones clínicas que precisan de acciones rápidas por parte de los facultativos. Hablamos en este caso ya de salvar vidas, lo que contribuye a agudizar las habilidades de los sanitarios.

Un estudio de la consultora Goldman Sachs prevé que en 9 años la Realidad Virtual aplicada a la salud facture aproximadamente 4.550 millones de euros. Especialistas que ya han experimentado esta tecnología aplicada a la formación de los médicos han asegurado su validez. En la revista Healthcare IT News se han publicado recientemente las declaraciones al respecto de Ryan McMahan, director del centro Future Immersive Virtual Environment Lab de la Universidad de Texas en Dallas. McMahan explicaba a esta publicación cómo una donación de medio millón de dólares de la Fundación Nacional de Ciencias le permitió aprovechar la RV para desarrollar herramientas para la formación del personal del quirófano. "En el pasado, la Realidad Virtual aplicada a la atención de la salud se centraba principalmente en el ejercicio de pequeñas habilidades motrices, como ocurre en la cirugía laparoscópica o en la endoscopia. Sin embargo, la innovación en RV es ahora constante, y hay un incremento de participantes en este campo que aportan nuevas soluciones de hardware y software”, afirma McMahan.

Pero la RV también tiene un gran futuro para el tratamiento de los pacientes. Un caso específico donde los resultados de la realidad virtual han sido muy favorables ha sido en la terapia contra las fobias y los miedos. Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), más del 7% de la población mundial las sufre habitualmente, razón por la que se vislumbra como una parte del tratamiento para todas estas personas. Por su parte, la neurorrehabilitación es otra de las disciplinas que tienen mucho que agradecer a esta tecnología. Beneficia a aquellas personas que han sufrido algún traumatismo, derrame o lesión cerebral como el Ictus, ya que se pueden simular aspectos de la vida cotidiana en los que el paciente debe moverse, pero en los que realidad no podría hacerlo con precisión y sin correr peligro. Y tal como se expuso por ejemplo en las últimas jornadas sobre ‘eHealth y Realidad Virtual‘, organizadas por la Asociación de Investigadores en eSalud (AIES), la RV contribuye también a mejorar la movilidad de personas mayores o los pacientes con parálisis cerebral, Párkinson, esclerosis múltiple y deficiencia en las habilidades cognitivas en general.

La RV también se puede combinar con otras tecnologías emergentes para mejorar la salud de las personas. Muestra de ello es el artículo técnico en la revista médica ‘Pain Medicine’, que habla de la combinación de Realidad Virtual con Biofeedback para el tratamiento del dolor de cabeza crónico. En las conclusiones de este estudio clínico se puede observar cómo los pacientes registraron disminuciones significativas en la severidad del dolor, así como mejoras en su calidad de vida diaria. Dentro de nuestro país, conviene resaltar el caso del Hospital Gregorio Marañón (Madrid) cuando tuvo lugar la pandemia del Ébola. En aquel momento se comenzó el proceso para lanzar una aplicación que, unida a unas gafas de realidad virtual, permitiera al personal sanitario sumergirse en realidades cercanas al Ébola, además de a otros tipos de enfermedades y situaciones de crisis. Según uno de los líderes de este proyecto, el Dr. Emilio Buza -jefe de servicio de Microbiología del centro hospitalario madrileño- “ la realidad virtual tiene una retención de conocimiento de entre un 70 y un 90%, lo que no se consigue en ningún curso online ni taller presencial”.

Paralelamente, las universidades de Medicina también están teniendo una acogida paulatina de la tecnología de RV, ya que de esta manera los alumnos pueden complementar sus estudios con prácticas en un entorno interactivo con altas dosis de realismo. Un ejemplo es la Universidad de California, que en una reciente conferencia de Medicina exponencial en San Diego presentó su laboratorio de realidad virtual. En este caso, la finalidad es que sus estudiantes efectúen un recorrido por la anatomía humana de forma virtual.

ZENMNESS, S.L.

Aplicaciones moviles medicas