Los Eventos Adversos cuestan más de 1.000 millones

Aplicaciones medicas

04/10/2016 Impacto Eventos Adversos

Los eventos adversos son una causa importante de gasto sanitario público, según un estudio llevado a cabo por la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria (SESPAS). El documento, que recoge datos de 2008 a 2010, estima que los eventos adversos suponen aproximadamente un 6,7% del gasto sanitario total de los hospitales.

Uno de los aspectos que más se estudia en el ámbito de la seguridad de los pacientes es la prevención de los eventos adversos en la atención sanitaria. Normalmente, cuando se habla de evento adverso, se hace referencia a las consecuencias negativas de una intervención sanitaria que, de forma no intencionada, causa algún daño al paciente. A menudo requiere más días de hospitalización, más medicación o nuevas intervenciones, y en consecuencia, encarece el proceso sanitario de forma significativa.

El estudio resalta por primera vez las consecuencias económicas en el ámbito estatal de los eventos adversos. Hasta ahora, los únicos datos que se tenían pertenecían al ámbito internacional, y eran escasas. Ahora se ha podido estimar que, en España, estos eventos tienen un coste oportunidad superior a los 1.000 millones de euros anuales. Esto significa que, si se eliminaran, la sanidad podría destinar estos recursos a otras mejoras en la calidad de la atención sanitaria.

La investigación tomó como muestra más de 240.000 intervenciones de todos los centros hospitalarios españoles, a partir de los datos del Conjunto Mínimo Básico de Datos (CMBD) del periodo 2008-2010. El resultado fue que un 6,8% de los casos estudiados presentó, como mínimo, un evento adverso. Asimismo, la estadística mostró que la infección del tracto urinario era con mucha diferencia la situación más frecuente, con más de 6.800 casos registrados (41%). También tuvieron una incidencia importante la hemorragia o el hematoma postquirúrgica, con unos 2.600 casos (16%); el fallo respiratoria en el postoperatorio, con unos 1.200 casos (7,5%) y la infección de la herida quirúrgica, también con unos 1.200 casos (7,1%).

Uno de los hechos que evidenció la investigación es que la mayoría de los acontecimientos adversos tienen lugar precisamente después de una operación quirúrgica. Las estimaciones concuerdan, por tanto, con la literatura existente hasta ahora en el ámbito internacional. Cada caso concreto puede tener un impacto muy variable, en función de las condiciones y de la edad de los pacientes. Sin embargo, se puede calcular que un evento adverso implicará un coste incremental en el proceso sanitario de entre 5.200 y 12.000 euros.

Los responsables del estudio concluyen la investigación invitando a seguir invirtiendo en seguridad de los pacientes. Si bien hasta ahora el impacto de los eventos adversos se había considerado poco relevante (puede suponer entre un 1,5% y un 3% del presupuesto total de Salud), las cifras que expone el documento demuestran que puede llegar a suponer una fracción muy importante del gasto anual que hace el Estado, por lo que implementar medidas para reducirlos sería económicamente eficiente, y además, implicaría también una mejora en la calidad.