Qué es la terapia del biofeedback

Qué es la terapia del biofeedback

En la actualidad, el desarrollo de la tecnología ha cambiado los cánones terapéuticos, con técnicas antes difíciles de imaginar. El biofeedback es una de ellas. Un novedoso sistema basado en sensores, mediante los cuales se reciben inputs informativos del funcionamiento del cuerpo en tiempo real. Muy utilizada en el mundo de la psicología, esta terapia ayuda al paciente a centrarse en hacer cambios sutiles en su cuerpo. Como medio para lograr los resultados que se buscan. Hoy en nuestro Blog analizamos qué es la terapia del biofeedback, también empleada en otros campos como el de la salud física. Veamos sus ventajas, y cómo funciona la aparatología empleada en este tratamiento.

La biorretroalimentación es la base del funcionamiento del biofeedback, como su nombre indica. El objetivo es que el paciente aprenda a controlar respuestas fisiológicas voluntariamente. Un control que, en condiciones normales, no podría ejercer por sí mismo. Con esta clase de terapia se monitorizan la temperatura del cuerpo, la tensión arterial, la frecuencia cardíaca, etc. Y se visualiza cómo estos parámetros se modifican en la persona tratada si entra en juego un determinado estímulo. Con el fin de que esta sea plenamente consciente de ellos, siendo la meta del tratamiento evitar que se descontrolen. Pero en el biofeedback también se estudian las respuestas motoras. Sobre todo musculares, dado que su principal aplicación en este sentido tiene como fin la reeducación de la contracción muscular.

Ventajas del biofeedback

Para qué sirve el biofeedback 

Cuando se lleva a cabo esta terapia, el profesional sanitario recoge las señales que genera el cuerpo del sujeto en tratamiento. Para conocer su estado y proponer un tratamiento personalizado a través de los datos que facilita el biofeedback. La persona mejora su salud mediante este “entrenamiento” cerebral. Algunos lo consideran una terapia psicológica inversa, ya que es el cuerpo el que habla en estos casos. En el área psicológica, el biofeedback es muy eficaz para tratar trastornos como la ansiedad, el estrés, la depresión, las fobias, la neurosis, las migrañas o el insomnio, entre otras patologías y síntomas. Pero, yendo más allá, los expertos aluden al bienestar psicológico general. Un incremento de la llamada inteligencia emocional, de la templanza y de la concentración. Y, en definitiva, de la autoestima y la confianza en uno mismo y en sus decisiones. 

A escala puramente física, como decíamos antes, esta técnica incide en los problemas musculares. Ha demostrado, por ejemplo, ser válida para la mejora de la práctica de los deportistas. Incluso ha llegado a dar frutos como método de ayuda en recuperación de lesiones -algo extrapolable al paciente común-. Porque ante la pregunta qué es la terapia del biofeedback también se ha de saber que está indicado para tratar el dolor. En este punto hay que tener en cuenta que en ciertos casos la patología no se cura como tal. Pero sí se alivian notablemente los síntomas y se detiene su evolución. Hablamos de diabetes, epilepsia, Parkinson, incontinencia urinaria y tendinitis o tendinosis -entre otras enfermedades o causas del malestar físico-.

Ventajas del biofeedback

Hablamos de una terapia no invasiva, segura y sin efectos secundarios o contraindicaciones. El mayor obstáculo, en ocasiones y según los especialistas, es la falta de colaboración de la persona que tiene la problemática a solucionar. Esto es debido a que, en un principio, las sensaciones negativas se pueden incrementar. Pero es solo el principio del camino para hacer que desaparezcan.

Para qué sirve el biofeedback

Aunque existe otra ventaja que es la que hace que muchos pacientes y médicos apuesten por el biofeedback: la reducción o eliminación de la toma de medicamentos. ¿Se podría denominar entonces una terapia natural? Quizá, ya que su razón de ser es que el organismo corrija sus errores sin agentes externos. De esta manera, es el hombre o mujer los que se empoderan respecto a su salud. Aprendiendo a hacerse cargo de ella -en las enfermedades o anomalías que puede cubrir esta clase de terapia-.

La tecnología del biofeedback

En la consulta, al paciente se le colocan unos electrodos que detectan las respuestas que emite el cuerpo y las trasladan al aparato de biofeedback. En esta fase inicial, se recaba toda la información necesaria para establecer el programa del tratamiento que se va a realizar. La maquinaria procesa la información. Y después crea un estímulo capaz de motivar en el individuo la misma señal -por ejemplo, la modificación de la presión arterial-, pero potenciada.

Tras filtrar y procesar la señal -lo que significa que esta se transforma en señales visuales o auditivas- se crea ese estímulo. Que el paciente recibe y evalúa. Con la respuesta fisiológica que se da a este, el profesional de la salud (psicólogo, fisioterapeuta, etc.) puede comenzar su trabajo plenamente. Ahí tenemos la respuesta final sobre qué es la terapia del biofeedback. Porque no se hace al azar. Sino que se fijan unos objetivos a lograr tanto a corto como a medio plazo. El terapeuta, en diferentes sesiones, nos mostrará esos estímulos que ha elaborado la aparatología del biofeedback, para que el círculo tecnología/especialista/paciente sea el medio de curación.

ZENMNESS, S.L.