Realidad Virtual aplicada a la formación en prácticas obstétricas

Cada vez en más congresos de obstetricia y ginecología nacionales e internacionales se incluyen simposios dedicados a la simulación. ¿Por qué es importante la simulación en medicina, y ,en concreto, en el campo de la obstetricia y la ginecología?

Poniéndonos en antecedentes, hasta ahora la formación tanto para estudiantes como para los médicos en formación (MIR) se realiza con pacientes. De esta manera, tras haber visto al médico especialista realizar una determinada exploración o intervención, se permite al residente o estudiante llevar a cabo esa práctica bajo estricta supervisión por el facultativo. ¿Es éste un buen método? Probablemente hasta ahora sí, pero las nuevas tecnologías nos permiten tener nuevas perspectivas en cuanto a la formación en técnicas tanto de exploración como invasivas. Siempre hay que tener presente que algunos de estos procedimientos conllevan riesgos para los pacientes, por lo tanto, por qué no incluir -para evitarlos- modelos de simulación en la formación de médicos y enfermeras residentes.

Ya desde el año 2002 se publicaban artículos en revistas internacionales que demuestran la aplicabilidad de las técnicas de aprendizaje mediante modelos de simulación -que incluyen sensación táctil- para la práctica de la amniocentesis. Se demostraba así que las habilidades obtenidas a través de este sistema se pueden extrapolar posteriormente a la práctica clínica. Lo vemos por ejemplo en el artículo “Teaching invasive perinatal procedures: assessment of a high fidelity simulator-based curriculum”.

Pero ¿por qué no se aplican en todos los ámbitos estos modelos de simulación? En muchos casos se trata de modelos de simulación que resultan muy caros y que no son accesibles para todos los hospitales. Incluyen, en la mayoría de los casos, sensación táctil, como en el caso de la laparoscopia o los complejos simuladores de transductores abdominales y vaginales (en el caso de la ecografía.) Y aquí es donde entra a jugar un papel esencial la Realidad Virtual. Aunque la inversión inicial en las gafas de RV pueda resultar algo cara, se pueden utilizar para diferentes especialidades y campos de formación, lo que abarataría mucho los costes respecto a modelos de simulación.

En definitiva, en ginecología y obstetricia, la Realidad Virtual se podría aplicar en múltiples ámbitos, como en la formación en ecografía ginecológica y obstétrica, en procedimientos invasivos de diagnóstico prenatal (amniocentesis y biopsia corial) y también, por supuesto, en cirugías obstétricas y ginecológicas.

La RV, aunque a priori podría no resultar igual de completa que un simulador que incluya sensación táctil, ha demostrado -y así se puede observar en artículos publicados sobre ello- que se puede utilizar para otro tipo de simulaciones, con un coste menor que los simuladores convencionales. Así lo afirman, por ejemplo, los autores de un estudio de 2016 titulado “Training on an inexpensive tablet-based device is equally effective as on a standard laparoscopic box trainer A randomized controlled trial”. Por lo tanto, dado el elevado coste de los simuladores convencionales, una formación previa mediante Realidad Virtual podría mejorar la curva de aprendizaje de los médicos en formación -y también servir como reciclaje en técnicas para especialistas ya formados-.

Marta Arigita Lastra, Ginecóloga y Advisor de ZENMNESS, S.L.

Aplicaciones moviles medicas